El acosador escolar

Con esta entrada, damos inicio a una colección de entradas sobre el acoso escolar. Trataremos temas muy diversos, entre los cuales destacamos:

  • – El papel del agresor escolar
  • – La víctima de acoso escolar.
  • – Indicadores a tener en cuenta en caso de acoso escolar.
  • – Clínica psicológica que podemos encontrar en casos de acoso escolar, sobretodo en acosados, pero sin dejar de lado a los acosadores.
  • – Modos de poner solución al acoso escolar.

EL ACOSADOR ESCOLAR

Podríamos decir que el agresor escolar es el gran olvidado a la hora de hacer frente a una situación de acoso escolar. Lo que viene sucediendo es que nos centramos en la víctima, lo cual es normal, y nos olvidamos por completo del agresor. Hacerlo, olvidarlo, implica serias consecuencias, pues habitualmente todo se queda en castigos, amenazas y privación de actividades de su agrado, pero el problema de fondo no se soluciona con ésto, no. Con estas medidas tan solo estamos tapando algunos aspectos de su personalidad y diferentes problemas que, de no atajarlos, quedarán en él y, más adelante, cuando sea más mayor, volverá a desarrollar dinámicas de este estilo.

Es esencial que los niños que sufren acoso escolar reciban una terapia, porque ¿qué les ha llevado a actuar de esta forma? ¿Sabemos cómo gestiona sus emociones? ¿Y sus habilidades sociales?

 

QUÉ DEBEMOS TRABAJAR UN CUANDO UN NIÑO ES UN AGRESOR ESCOLAR

Sin ningún ápice de duda, existen diferentes aspectos que hemos de valorar a la hora de enfrentarnos con un agresor escolar. Hemos valorar en primer lugar su capacidad de empatía, es decir, cómo es capaz de ponerse en la piel de otras personas. Por lo general debe trabajarse mucho este aspecto ya que resulta ser uno de los que más atención requieren. Hay que valorar su estilo de vida familiar, el modo en que ha aprendido en base a la escala de premios y castigos que ha ido recibiendo. Tenemos que valorar su tolerancia a la frustración, que es importantísima en los niños y, sobretodo en este perfil de agresor.

Otra de las cosas que no puede quedar en el tintero, es valorar su repertorio conductual, es decir, qué conductas tiene este niño para obtener aquello que persigue. Es frecuente encontrarnos a niños que quieren ser socialmente valorados y sólo son capaces de obtener dicha valoración a partir del maltrato e intimidación a otros.

La capacidad de autocrítica suele ser nula, pues no son capaces de darse cuenta que lo que están haciendo está mal. Del mismo modo, el sentimiento de culpabilidad brilla por su ausencia.

Suelen ser niños con dificultades con el cumplimiento de normas. Aspecto éste que habrá que valorar detenidamente.

Generalmente su autoestima y autoconcepto están dañados y son bajos. Por lo que se antoja esencial valorarlo y trabajar en ello para lograr que no sean necesarias la intimidación ni la amenaza o la agresión para sentirse mejor consigo mismo.

La motivación también es importante. No sólo la motivación enfocada a logro académico o la consecución de retos, sino más bien enfocada al aspecto social.

Además, será necesario valorar el grado de insensibilidad, su potencial de violencia, agresividad, extravagancia y resistencia social. 

Es esencial trabajar con ellos, de lo contrario, seguirán siendo agresores, aunque reprimidos, hasta el momento en que dicha represión no tenga valor (adolescencia) y se revelen contra ella y vuelvan a hacer gala de su lado agresivo ante iguales, padres y otros familiares.

Contamos con una unidad anti-bullying desde la que ayudamos a muchos niños que por diversas circunstancias han terminado siendo agresores.

Si su hijo es un agresor escolar, tenga claro que también lo está pasando mal. Tenga claro que también es una víctima y que debemos hacer algo para ayudarle. Por sí solas estas cosas no se solucionan.

Por tanto,  si tienen dudas acerca de cómo gestionar la situación de su hijo o sospechan que es un agresor escolar por lo que observan y escuchan o porque se lo han transmitido desde el Colegio, póngase en contacto con nosotros. Nos desplazaremos a su domicilio y nos pondremos manos a la obra. 

Llámenos y desde la primera llamada le ofreceremos asesoramiento y pautas acerca de cómo manejar la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *